MÉRIDA (Patrimonio de la Humanidad)

Mérida, capital y núcleo institucional de Extremadura, 
una ciudad de referencia. 


Además de ser referencia institucional, 
es referencia turística de Extremadura en todo el mundo 
debido a su importante conjunto arqueológico y monumental, 
por el que fue declarada 
Patrimonio de la Humanidad  por la UNESCO en el año 1.993.


Cuenta con un gran número de monumentos y estructuras 
de suma importancia que mantienen viva la historia 
acontecida en la ciudad muchos siglos atrás. 


No obstante, esa historia viva contrasta con la actualidad  y modernidad 
de los nuevos tiempos, plasmada en los edificios de nueva construcción, 
modernos y funcionales, que han convertido a la ciudad en toda
una reseña de ciudad congresual y de servicios.


Mérida conserva su esencia de ciudad cercana y tranquila,
pero progresa como capital, aglutinando a un gran porcentaje de 
población activa que desempeña su labor profesional en esta metrópoli,
lo que ha motivado un gran crecimiento económico y urbanístico.


Con algo más de 50.000 habitantes, Mérida se presenta al viajero como 
una urbe de enorme atractivo, fundamentalmente por su legado romano.

Teatro Romano

Construcción promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa. 
Según fecha inscrita en el propio teatro su construcción
se produjo en los años 15 a 16 a.C.


El teatro ha sufrido varias remodelaciones, la más importante, 
a finales del siglo I o principios del siglo II, posiblemente en época 
del emperador Trajano, cuando se levantó la actual fachada 
o frente de escena; y otra en época de Constantino entre los años 330 y 340, 
introduciéndose nuevos elementos arquitectónicos-decorativos 
y construyéndose una calzada que rodea el monumento. 
Tras la dejadez propiciada por el cristianismo a causa de la inmoralidad 
del teatro, éste se abandona y cubre de tierra, 
quedando solamente visible la zona superior del graderío (summa cavea). 
La imaginación popular la denominó "Las Siete Sillas", 
donde según la tradición se sentaron en ella diversos reyes moros 
para dedicir los destinos de la ciudad.
El teatro, ubicado en el Conjunto Arqueológico de Mérida, es uno 
de los principales y más extensos conjuntos arqueológicos de España.
Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1.993 por la UNESCO. 
Se localizaba dentro de la ciudad romana en una situación períferica 
de la misma, junto a la muralla; 
apoyándose parte del graderío en el Cerro de San Albín.
Además de ser el monumento más visitado de la ciudad, 
desde 1.933 alberga el desarrollo del Festival de Teatro Clásico de Mérida 
con lo cual recupera su función original y trasciende el mero ornamento.

Anfiteatro Romano

Fue inaugurado en 8 a.C. Esta construcción estaba destinada a las luchas 
entre gladiadores, entre fieras o entre hombres y fieras.


Es un edificio formado por una arena central de forma elíptica 
rodeada de un graderío capaz para 15.000 espectadores divididos, 
al igual que en el teatro, en tres zonas.
De estas tres zonas solo se conserva en la actualidad la inferior 
ya que las dos superiores fueron utilizadas, tras su caída en desuso, 
como cantera para las construcciones adyacentes.

Circo Romano 

Con sus más de 400 m de longitud y 100 m de anchura era el mayor 
de los edificios de espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, 
era el que gozaba de los favores de un público más dado 
a emociones fuertes que a cultas obras teatrales. 


Debido a sus grandes dimensiones se encontraba 
fuera del recinto amurallado, al lado de la calzada que unía 
Emérita con Corduba (Córdoba) y Tolletum (Toledo). 
En la actualidad existe un centro de interpretación junto al monumento 
y éste es totalmente visitable.
Tenía un aforo de unos 30.000 espectadores distribuidos en
 un graderío con la ya clásica división en cáveas marcada 
por las diferentes procedencias sociales de sus ocupantes.
La fecha de su construcción data de principios del siglo I. 
Posiblemente, durante la época de Tiberio. 
El recinto posee una arena central donde se efectuaban las competiciones. 
En medio de ésta se encuentra una valla central llamada spina 
de una longitud de 223 m y una anchura de 8,5 m 
y decorada con monolitos y otros motivos.
Uno de los espectáculos favoritos eran las carreras de bigas (dos caballos) 
y cuádrigas (cuatro caballos). 
Los conductores de los carros, llamados aurigas,
eran personajes muy populares 
siendo muchos de ellos inmortalizados en pinturas y mosaicos.
Actualmente, el Circo romano de Mérida posee un Centro de Interpretación, 
que permite un mejor entendimiento de la estructura del monumento 
antes de entrar en él.

Puente Romano sobre el río Guadiana

Se puede considerar, de algún modo, como el origen de la ciudad y, 
en todo caso, el que marca su trazado siendo prolongación de una de 
las arterias principales de la colonia, el Decumanus Maximus.


La situación del puente está cuidadosamente seleccionada 
en un vado del río Guadiana que brinda como punto de apoyo 
una isla central que lo divide en dos cauces. 
La estructura original no ofrecía la continuidad de la actual, 
ya que estaba compuesta por dos tramos de arcos que se unían en la isla, 
donde había un gran tajamar. 
Ésta fue sustituida por varios arcos en el siglo XVII, después de que 
una riada fechada en 1.603 derribara parte de la estructura. 
En época romana se amplió en longitud varias veces,
añadiéndose por lo menos 5 tramos de arcos consecutivamente para que 
el camino no se cortara en las periódicas crecidas del Guadiana. 
Eso ha hecho que esta obra llegue a los 792 m de largo, 
uno de los mayores que se conservan de ese momento.

 Acueducto de Los Milagros

Formaba parte de la conducción que traía el agua a Mérida 
desde el embalse de Proserpina situado a 5 km de la ciudad. 
Data de inicios del I d.C.


La arquería se encuentra actualmente bastante bien conservada, 
sobre todo el tramo que salva el valle del río Albarregas.
Se le conoce con este nombre debido a que 
parece un milagro que aún siga en pie.

Templo de Diana

Edificio perteneciente al foro municipal de la ciudad. 
Es uno de los pocos de carácter religioso 
que se conserva en un estado satisfactorio. 

 

A pesar de su nombre, erróneamente asignado en su descubrimiento, 
el inmueble estaba dedicado el culto imperial. 
Su construcción data del finales del siglo I a.C. 
o principios del I d.C. en la época augustea.
De planta rectangular, y rodeado de columnas, 
tiene el frente orientado al foro. 
Este frontal estaba formado por un conjunto de seis columnas 
rematadas en un frontispicio. 
A la conservación actual del edificio contribuyó el haber estado incorporado 
al Palacio del conde de los Corbos, de estilo renacentista 
y cuyos restos pueden apreciarse aún en la sala interior del templo. 
En su construcción se empleó principalmente material granítico.

 Arco de Trajano

Arco de entrada, posiblemente, al foro provincial. 
Estaba situado en el Cardo Maximus, una de las vías principales 
de la ciudad y comunicaba este foro con el municipal.


En su época estaba recubierto por mármol.
Construido en granito, y forrado en mármol en su origen, 
mide 13,97 m de alto, 5,70 m de ancho 
y 8,67 m correspondientes a la luz del arco. 
Se cree que tiene un carácter triunfal, 
aunque también pudo servir como antesala del Foro Provincial. 
Inmerso en la maraña constructiva moderna y enmascarado 
por las casas vecinas, este arco se yergue majestuoso 
y admirado por viajeros e historiadores de todos los tiempos. 
Su denominación es arbitraria, 
dado que la inscripción conmemorativa se perdió siglos atrás.

Casa del Mitreo

Hallada fortuitamente a comienzos de la década de 1.960, 
se encuentra situada en la falda meridional del cerro de San Albín. 


Su proximidad al área donde se supone la ubicación del Mitreo 
emeritense motivó su actual denominación. 
Toda la mansión estaba construida en mampostería 
con refuerzo de sillares en las esquinas. 
De la casa destacan los peristilos con jardín interior y en una habitación 
del sector occidental el célebre Mosaico Cosmogónico, 
representación alegórica de los elementos de la naturaleza 
(ríos, vientos, etc)  presidida por la figura de Aion. 
El recinto ha sido techado y acondicionado para su visita recientemente.

Acueducto de Rabo de Buey-San Lázaro

Traía el agua de arroyos y manantiales subterráneos situados 
al Norte de la ciudad, se conserva bastante bien la conducción subterránea. 


Pero de la arquería construida para salvar el valle del Albarregas 
solo quedan tres pilares y sus correspondientes arcos próximos 
al monumento del circo romano y a otro acueducto del siglo XVI, 
en el que se utilizó el material del acueducto romano para su construcción.

Alcazaba Árabe 

Junto al puente romano del río Guadiana. 
Construida por Abderraman II en el año 835 d.C. 
como bastión para controlar la ciudad,
que desde el año 805 se había rebelado 
continuamente contra el dominio emiral. 


Primera alcazaba árabe de la península ibérica.

Catedral de Santa María la Mayor

La Catedral de Santa María la Mayor, que posee rango metropolitano, 
se levanta en pleno corazón histórico de la capital extremeña.


Junto con el templo catedralicio de Badajoz, 
es la sede del arzobispo de la archidiócesis de Mérida-Badajoz.

Basílica de Santa Eulalia

La Basílica martirial de Santa Eulalia se podría considerar el núcleo 
original del nacimiento del cristianismo, propiamente dicho, en Extremadura. 
Durante los albores de la Edad Media, fue la meta de peregrinación
de toda la Península y de gran parte de Europa.


Construida en extramuros de la ciudad antigua, 
es una bella edificación levantada originalmente en el siglo IV, 
sobre el túmulo funerario de Santa Eulalia y en las inmediaciones 
del lugar donde, según la tradición, fue inmolada la niña mártir. 
Templo famoso en la Cristiandad, por el martirio de Eulalia, 
fue enseguida enriquecido por los obispos y arzobispos de Mérida, 
pero en el que se dejaron sentir los embates 
consiguientes a la invasión árabe. 
De aquellos ricos mármoles y pavimentos de mosaicos, 
de los dorados artesonados que alababa 
 el poeta Aurelio Prudencio, no queda nada.
El templo actual se levantó en el siglo XIII, 
sobre la misma planta de la basílica original y reaprovechando algunos 
materiales, tras la reconquista de Mérida por Alfonso IX.
La Basílica, a parte de su significado religioso, merece ser visitada 
y contemplada con detenimiento. 
Es la única construcción plenamente medieval 
que se encuentra en la capital extremeña. 
Destacan las capillas laterales al altar mayor 
y la puerta derecha de la fachada, 
de estilo románico, poco frecuente en Extremadura 
y en el que ya empiezan a notarse influencias del gótico. 
En el interior destaca el artesonado que cubre sus bóvedas 
y los capiteles y columnas, algunos de los cuales proceden del templo visigodo.
En el atrio de la Basílica se conserva el famoso “hornito”, 
una capilla construida en el siglo XVII, en honor de la mártir Santa Eulalia, 
con los restos de lo que fuera un templo romano dedicado 
al dios Marte y que se ha convertido en auténtico centro 
de veneración popular cristiana.

Los Columbarios

Con esta denominación se conocen dos construcciones funerarias, 
realizadas a cielo abierto, situadas a extramuros de la ciudad romana.


Ambos son el mejor ejemplo de las construcciones funerarias de Emérita. 
Los materiales utilizados para su fabricación son la mampostería 
y la sillería de granito. 
En las dos se conservan los epígrafes identificativos de las 
familias propietarias (los Vaconios y los Julios) 
por lo que se ha podido conocer el origen y la condición de ellas.

Otros Monumentos y Lugares de Interés
Casa romana del anfiteatro, Yacimiento arqueológico de Morería, Puente romano sobre el río Albarregas, Pórtico del Foro, Termas romanas de San Lázaro,Termas romanas y pozo de nieve de la C/ Reyes Huertas, Cripta de Santa Eulalia, Hospital de peregrinos (Xenodoquium), Iglesia de Santa Clara, Convento de las RR.MM, Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, Convento de San Andrés, Convento de Jesús Nazareno, Castellum aquae, Monasterio de las Freylas de Santa Eulalia, Palacio de los Vera-Mendoza, Hospital de San Juan de Dios, Real Edificio de la Carnicería, Plaza de Toros de San Albín, Dolmen de Lácara, Embalses de Proserpina y Cornalvo, Termas romanas de Alange…

LA PUEBLA DE ALCOCER

Perteneciente a la provincia 
de BADAJOZ, se localiza 
en la comarca conocida como 
"Siberia Extremeña", sobre la 
falda septentrional de la 
Sierra de Lares, ocupando un 
paraje natural privilegiado. 

Constituye una de las 
atalayas más formidables de 
Extremadura, pues desde su 
cima se divisa un panorama 
de grandiosidad inigualable, 
cuyos amplísimos horizontes 
se extienden en todas las 
direcciones.

Entre sus monumentos destaca el imponente castillo del siglo XIII, remodelado a finales del siglo XV.
Está situado en una mole rocosa alargada que permitía vigilar 
y defender una extensa área. 


Desde éste se puede divisar todo el valle de La Serena, 
con el embalse que le da nombre, el Embalse de La Serena
segundo mayor de la península Ibérica y uno de los mayores de Europa. 

 

Además, también puede observarse el Embalse de Orellana,
y, sobre todo por la noche, 
pueden distinguirse numerosos pueblos de los alrededores.


El castillo tiene planta poligonar e irregular con gruesos muros
 sobre las rocas de la propia sierra, que le sirven de cimientos.



Tiene dos puertas, una orientada hacia el Este, y la otra hacia el Oeste.
En la zona inmediata a esta última puerta se encuentran 
las dependencias residenciales del castillo.

 

De estas dependencias, actualmente, tan sólo quedan algunos muros 
de los que se puede deducir por los mechinales, puertas y ventanas existentes, 
 que constaban de tres plantas, y que la última era la principal, 
con una chimenea de la que aún se puede observar su campana.

 

Dentro del castillo destaca, su torre del homenaje con varios pisos. 
Es una torre cilíndrica de 25 metros y totalmente interior.

 

En la parte superior de la misma puede contemplarse 
un blasón con las armas de los Zúñiga,
que fueron quienes reconstruyeron el castillo en el siglo XV.


Tanto la muralla como la torre del homenaje 
pueden ser recorridas por los visitantes.

 

Fiestas locales
Las luminarias de San Sebastián o "SantoBastián":
La noche del 19 de Enero, el pueblo aparece especialmente iluminado por 
las fogatas que se hacen en las esquinas de la calles para que las salten los 
jóvenes; además, la celebración de la fiesta incluye comida, bebida, juegos 
variados y concurso de migas, entre otros.
Las Candelas: 
Se celebra el 2 de Febrero en honor a la Virgen de la Candelaria.
La noche anterior se hace una gran hoguera en la puerta de la madrina de la fiesta, que invita a los asistentes a dulces, vino y chapurrao. 
Al día siguiente se celebra la misa y procesión de la virgen en las inmediaciones del convento de San Francisco.
Hay un dicho que dice que si las velas se apagan, entonces el invierno ya está fuera; y si no se apagan, entonces no está ni dentro ni fuera.
Carnavales: 
Se realizan concursos de carteles y disfraces. 
Termina con el entierro de la sardina y la entrega de premios.
San José: 
Se celebra una romería en el campo.
Semana Santa: 
Consta de tres procesiones que se celebran el jueves santo, viernes santo y Domingo de resurrección. 
Ésta última procesión es la más destacada, ya que las gentes salen al campo 
a coger flores, especialmente de tomillo para, por la noche esperar al reencuentro entre la virgen y el niño Jesús, celebrándolo mediante el lanzamiento de dichas flores.
San Isidro: 
Se celebra el 15 de Mayo. 
Comienza con la procesión del santo desde el convento de San Francisco 
hasta la ermita de San Isidro en la laguna. La procesión está compuesta 
por carrozas con representaciones típicas extremeñas. 
Una vez termina la procesión se celebra, delante de la ermita, una misa en honor a San Isidro.
Posteriormente se realiza la romería en la que además hay orquestas y juegos infantiles.
Corpus Christi:
Es la fiesta más importante del pueblo, dura tres días. 
Por la madrugada, grupos de personas recorren las calles cantando las coplas de la Aurora. 
En la madrugada del corpus, niños y mayores adornan las calles por las que pasará la procesión con ramas de hinojo, juncia, albahaca y con alfombras de serrín coloreado y sal. 
Se cubren las fachadas con ramas de álamos, chopos y más ramas verdes. 
Además los balcones y ventanas se engalanan con mantones y colchas. 
Cada cierto tramo aparecen altares hechos igualmente por vecinos.
Virgen del Carmen:
Fiestas en honor a la Virgen del Rosario. 
Fiestas patronales que se celebra los dos primeros fines de semana del mes de agosto; se realizan actividades culturales, deportivas y festivas. 
En el segundo fin de semana se celebran festejos taurinos y verbenas populares. 
En los días en que se celebra, el pueblo se llena de ambiente y de gente.
Chaquetía: 
El Día de Todos los Santos es conocido en Puebla de Alcocer como "chaquetía". Consiste en una estrella de pan que antiguamente se adornaba con un huevo que se regalan a los niños para que por la tarde puedan ir con sus amigos a comérsela al campo junto con frutos secos, higos, chocolates... 
Es una de las fiestas más celebradas, en la que los vecinos pasan el día en el campo.

TRUJILLO, Tierra de Conquistadores


Es una de las poblaciones de la provincia de Cáceres más  interesantes 
para el turista. Se encuentra al Este de la capital de la provincia, sobre 
una colina granítica que domina la llanura que la circunda.

Trujillo fue la ciudad de nacimiento de Francisco Pizarro
conquistador de Perú, cuya escultura ecuestre, 
mayor símbolo de esta localidad, se levanta en la Plaza Mayor.

También nació aquí Francisco de Orellana, en 1.511.
En sus batallas perdió un ojo, y así se representa en su estatua.

Su importancia histórica ha hecho de Trujillo un centro turístico fundamental en toda Extremadura. La localidad es famosa por sus monumentos, entre los cuales destacan el Castillo (antiguo alcázar árabe), la Iglesia de Santa María (siglo XIII) y la Iglesia de San Francisco.

El Castillo
En la parte más alta de la ciudad, sobre el cerro “Cabezo de Zorro” 
y dominando la comarca, se alza el magnifico Castillo de Trujillo.

Rodeado por murallas en un perímetro de 900 m y al estar situado 
en lo más elevado de un terreno escarpado con muros lisos y altos, 
lo hace casi inaccesible al ataque.

Sus cimientos fueron levantados por los árabes en el siglo IX, 
e inusualmente, utilizaron sillares de piedra para su construcción 
que fueron rescatados de anteriores edificaciones romanas. 

La puerta principal con arco de herradura nos descubre un desposeído 
Patio de Armas sobre una de las torres Albarranas que, en el momento de su 
conquista, se modifico para instalar la capilla de la Virgen de la Victoria.

 En el lado Este del patio de armas se encuentra un aljibe con bóvedas 
de cañón sujetas por arcos de herradura. 
Desde sus torreones se dispone de una de las más bonitas vistas 
de la ciudad de Trujillo y su entorno.

La plaza Mayor
La plaza Mayor corresponde arquitectónicamente con la ampliación que 
sufrió la ciudad después del medievo para albergar el mercado central.
El espacio estaba clasificado por gremios, semejante en el tiempo 
y funcionalidad con la experiencia de su vecina Cáceres.



Con una traza irregular y en diferentes niveles, salva el intenso 
desnivel desde la muralla hasta la parte baja de la ciudad. 
En el centro encontramos la magnífica estatua de Francisco Pizarro
y la fuente, y en un lado preferente, se alza la Iglesia de San Martín.

Uno de los edificios más importantes es el Palacio de los Vargas-Carvajal,
identificado por su característico balcón extremeño y la magnifica portada,
y el Palacio de Piedras Albas, coronado por una crestería gótica. 

Pero la joya es el Palacio de Francisco Pizarro. 
Tiene una rica decoración plateresca que asciende enmarcando el balcón 
de la esquina y el escudo que Carlos V concedió al descubridor.